¡Empoderemos también el lenguaje!

Nuria Felipe Soria es especialista en Comunicación de ONU Mujeres. Fue miembro de la delegación española en la Conferencia de Beijing realizando funciones de comunicación y enlace con la sociedad civil.

Fecha: martes, 20 de mayo de 2014

Como soy comunicadora y trabajo con las palabras, hoy quiero reivindicar el lenguaje como instrumento de cambio.

Nuria Felipe Soria
Foto cortesía de Nuria Felipe Soria

Veinte años después de la Conferencia de Beijing yo trabajo en una Entidad de Naciones Unidas que se dedica a la “igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres”, pero estos conceptos, en 1995, todavía eran tabú, al menos en las traducciones oficiales de la Declaración y la Plataforma de Acción.

En el foro paralelo de Huairou, las feministas de todo el mundo hablaban —hablábamos— de empoderamiento, de igualdad de género, de la diversidad de las mujeres. Sin embargo, la palabra “empoderamiento” aún no había hecho aparición en el lenguaje oficial. De hecho, no aparece en la traducción al español de la Declaración y Plataforma de Acción.

Era una de las pocas espinitas que nos trajimos de vuelta a casa. Habían sido tantas las conquistas reafirmadas en Beijing pero … ¿cómo podíamos volver a casa con un texto en el que no aparecía la palabra empoderamiento? Así que el mecanismo nacional para la igualdad, Instituto de la Mujer, para el que yo trabajaba en 1995, decidió enmendar la situación publicando una versión adaptada de la Declaración y la Plataforma de Beijing. Yo tuve la satisfacción de elaborar esta revisión que compartimos ampliamente con la sociedad española. En ella utilizábamos el término género con el significado que le ha conferido el pensamiento y la investigación feminista; conceptos como paridad, y por supuesto, empoderamiento (en vez del limitado “potenciación del papel de la mujer” que aparecía en la traducción original).

Aún hoy no sé por qué la Plataforma en inglés habla de la Conferencia Mundial de las Mujeres, en plural, mientras que la traducción habla de la mujer, como si el 51 por ciento de la población tuviese un único rostro.

El poder transformador del lenguaje va, sin duda, mucho más lejos, y las y los comunicadores tenemos una gran oportunidad de describir el mundo con otros ojos. Este es otro de los mandatos de la Plataforma de Acción.

Cada día, cuando entro a trabajar en ONU Mujeres y saludo al logo de nuestra entidad que nos recuerda aquellos conceptos y valores por los que tanto luchamos,  sonrío y pienso: “¡Claro que hemos progresado!” ¡Felicidades Beijing!

Lee más perfiles »