Abriendo camino, en el cielo y en el terreno de juego

Fecha: martes, 27 de octubre de 2015

WOA Spain Patricia Campos Domenech

Creció en Onda, Castellón, una tranquila ciudad del este de España conocida por sus vastos paisajes, y siempre fue muy consciente de que sus intereses no eran los mismos que los de otras niñas de su barrio. Patricia Campos Doménech aprovechaba cualquier momento para aprender sobre los aviones, los helicópteros y la aerodinámica del vuelo, observando cómo aquellos sobrevolaban su cabeza en las largas tardes que pasaba al aire libre soñando con su futuro. Como muchos otros niños, también jugaba al fútbol, pero quería tener un papel de líder en este juego, entrenando a equipos para mejorar en la competición y lograr que el deporte fuese más emocionante. No aceptaba la idea de quedarse al margen cuando las niñas escogían otras actividades, así que jugaba al fútbol con los niños.

Ya de joven, se vio obligada a pensar en su futuro y a tomar la decisión del camino que quería seguir. Pese a que había una liga de fútbol profesional para mujeres en España, vio que estas ganaban prácticamente la mitad que los hombres en puestos similares a final de mes. Fue entonces cuando optó por allanar el camino a las mujeres en el ejército, a menudo entrenando hasta 20 horas al día, para convertirse en la primera piloto de las Fuerzas Armadas españolas, y hacerse un hueco en la Marina.

Después de volar con la Marina durante ocho años, decidió que ya era hora de volver al mundo del fútbol, puesto que echaba de menos el espíritu competitivo del juego y quería asumir un nuevo reto. En mayo de 2013, se convirtió en una de las primeras entrenadoras profesionales de fútbol europeo en entrenar a un equipo americano, el Carlsbad United F.C.

Oradora apasionada desde siempre, disfruta entrenando a las jóvenes, preparándolas para jugar a nivel universitario y, algún día, profesional. Recientemente volvió a ponerse a prueba. Se trasladó a Uganda como entrenadora de Fútbol sin Fronteras, una organización sin ánimo de lucro que se especializa en entrenar a la generación más joven de los países en desarrollo.

¿Cuáles cree que han sido los factores más importantes que le han ayudado a llegar donde se encuentra actualmente?

Mi madre me dijo que SÍ, que podía hacerlo, que podía hacer cualquier cosa. Muchas personas me dijeron que no podría. Mi madre y mis hermanos han sido mis mayores influencias a la hora de llegar a ser quien soy. También tengo grandes amigas y amigos que me animan a seguir adelante, a luchar por lo que quiero hacer.

¿Cuáles fueron los mayores obstáculos a los que se enfrentó para convertirse en la primera piloto de la Marina?

Cuando empecé, en [las Fuerzas Armadas españolas] no había ninguna mujer pilotando aviones. Fui una piloto VIP, llevé a la familia real, a militares, ¡la gente se sorprendía mucho al verme en la cabina! Recibía muchos comentarios machistas, pero no les daba importancia. Me centraba en mi trabajo e intentaba ser lo más profesional posible.

¿El hecho de ser mujer ha influido en su trayectoria hasta hoy, especialmente en su vida como entrenadora?

Si volviese a nacer, volvería a nacer mujer porque me gusta luchar para ganar. Luchar por las cosas en las que creo. Por las cosas que nosotras, las mujeres, merecemos. Sin embargo, es injusto que las mujeres a veces no disfruten de las mismas oportunidades que los hombres. Todos somos seres humanos. Debemos tener las mismas oportunidades y los mismos derechos. La sociedad nos dice que no podemos hacer las mismas cosas. Pero sabemos que sí podemos y que tenemos que esforzarnos por lograrlo.
Creo que cuando una mujer abre la puerta, la abre para todas las mujeres. Aquí estamos. Somos entrenadoras de fútbol, pilotos, ingenieras. Yo quiero abrir la puerta para el resto de las mujeres.

¿Cuál es su principal mensaje para la generación más joven? ¿Qué tienen que aprender de su experiencia?

Pese a que se encontrarán muchos obstáculos, tienen que luchar para conseguir lo que quieren. Sólo porque algo sea difícil, no quiere decir que no sea tu derecho. En el caso de las niñas, es posible que la gente les diga que tienen que quedarse en casa con sus hijas e hijos. Hay gente que te dirá que no puedes hacerlo, independientemente de lo que quieras hacer con tu vida. Pero tú tienes que conocerte. Puedes estudiar y licenciarte en lo que quieras. La sociedad no puede decirte lo que tienes que hacer, sólo tú sabes lo que tienes que hacer.

Lee más perfiles »