Artículos

4
resultados encontrados
1 - 4 de 4 resultados
Fecha:
Cristina Amaral, o Kiki como le gusta que la llamen, es la primera pilota de Timor-Leste. Criada en el aislado distrito de Oecusse, en un país conocido por haber recobrado su independencia recientemente, Amaral observó que todos los pilotos en su amado país eran hombres. Después de estudiar al mismo tiempo que cuidaba a sus cuatro hermanos, obtuvo una beca para asistir a la escuela de aviación, y desafió las probabilidades en esta profesión en la que predominan los hombres. Hoy en día se enorgullece de volar muy alto, encima de las nubes, y es una figura destacada en el sector de la aviación.
Fecha:
Archana Sardana, una entusiasta aventurera de 40 años, es la primera mujer civil de la India en practicar el salto BASE, y suele saltar de puentes de más de 120 metros de altura. Criada en la India, un país donde la participación de la mujer en el deporte sigue siendo minoritaria, Sardana no creció como aficionada a los deportes de aventura. Esta madre de dos hijos y graduada en Diseño de Interiores dice que nunca le habían interesado las...
Fecha:
A esa joven y menuda oficial de policía la conocen todas y todos. Aunque no conduce, no hay distancia que se le resista. La sargenta Amelia de Jesus Amaral camina los kilómetros que sean necesarios para recoger una denuncia de violencia doméstica. Galardonada con el prestigioso premio Defensora de la Igualdad de Género 2014 otorgado por la Secretaria de Estado para la Promoción de la Igualdad en noviembre de 2013, Amelia es un referente muy poderoso para la sociedad timorense. En un país donde las fuerzas de policía tienen menos de un 20 por ciento de mujeres entre sus efectivos, Amelia es una de las veteranas de la Unidad de personas en condición de vulnerabilidad de la Policía Nacional de Timor-Leste, una de las más difíciles por tratar delitos que son culturalmente aceptados por la sociedad y donde las y los sobrevivientes tienen que superar innumerables barreras para acceder a la justicia.
Fecha:
Poca gente de su tranquila aldea podría haber imaginado que esta mujer madre de tres hijos y ama de casa durante más de diez años estaría un día construyendo puentes y escuelas. Ese es, sin embargo, el oficio de Vandana Bahadur Maida en Khankhandvi, un pueblo muy poblado del estado de Madhya Pradesh, en la India. Pese a la oposición de su familia y a las normas culturales que definen el lugar de la mujer en la sociedad, fue electa presidenta del consejo comunal del pueblo, convirtiéndose en la primera mujer sarpanch [líder comunitaria]. Su elección supuso toda una novedad tanto para el pueblo como para la familia de Vandana, quien sustituyó a su marido en el consejo comunal, del que fue miembro sin llegar a ser nunca líder.