Cuando pienso en Beijing+20, sé que mi abuela se sentiría orgullosa

Scott Taylor es analista político y becario investigador en la Powell School for Civil and Global Leadership de Nueva York, donde está haciendo su maestría y doctorado en Relaciones Internacionales. En la actualidad, este californiano de 31 años también es pasante de la División de programas para África de ONU Mujeres.

Fecha: miércoles, 14 de mayo de 2014

Esta es una imagen de mi abuela, que fue el epítome del empoderamiento de la mujer. Más que nada, se empoderó a sí misma. Como divorciada y madre soltera de tres niños en la década de 1950, no había más remedio. En sus últimos años habló con frecuencia de su determinación de triunfar por el bien de sus hijos, y sin duda lo logró. Atendió y mantuvo a sus hijos con éxito.

Scott Taylor
Foto cortesía de Scott Taylor

Trabajó en el sector aeroespacial, y con el tiempo llegó a tener un puesto ejecutivo en una de las empresas fabricantes más grandes del mundo. Tuvo ocho nietas y dos nietos. Sus nietas seguirían sus pasos en lo que hace a empoderarse: entre ellas, dos han culminado sus doctorados, otra es una militar de alto rango, y otra es gerente general de la tercera tienda minorista más grande del mundo. Mi abuela llegó a conocer a 12 de sus bisnietos y bisnietas.

Los desafíos que superó en su vida me asombran, y agradezco las oportunidades que tuvo de salir adelante. Tenía una gran fuerza de voluntad, pero también tuvo mucha suerte. Tuvo suerte de estar rodeada por personas que estaban dispuestas a empoderarla con oportunidades de éxito. El efecto de esas oportunidades todavía puede verse hoy en día en las vidas de tres generaciones de sus descendientes. 

Al trabajar en ONU Mujeres, cuando imagino el empoderamiento de la mujer, veo a mi abuela. Mi esperanza es que las mujeres y las niñas de todo el mundo tengan algún día las mismas oportunidades de éxito que tuvo ella, y que innumerables generaciones se beneficien de su empoderamiento.

Como investigador, puedo dar testimonio de las fuertes correlaciones entre la igualdad de género y las sociedades fuertes, prósperas y seguras. Como hijo y nieto de mujeres que se empoderaron a sí mismas, puedo decir que logra el mismo efecto en las familias.

Cuando pienso en Beijing y Beijing+20 y en todo el progreso que se ha logrado, sé que mi abuela se sentiría orgullosa. Pero como mujer que se empoderó a sí misma, ella llamaría a la próxima generación de mujeres y hombres a que sigan avanzando en materia de empoderamiento e igualdad de género. Es un camino que debemos recorrer juntos, y puedo imaginar todo lo que promete para la humanidad.

Lee más perfiles »